Visita al Monasterio del Diablo

 

Después de pegarse un buen atracón de “carrilleras”, no hay nada mejor que hacer para matar el tiempo que ir en busca de fantasmas. Tras una tarde de charlas en la I Conferencia de El Guardián de la noche, y de dicha cena, un grupo de amigos, entre los que se encontraban los escritores Francisco Narla y Ana Carracedo, y Juan Manuel Carmona, miembro y gran erudito de la Orden del Toledo Oculto, y guiados por el investigador y también escritor Christian Arizza, nos dirigimos al pueblo de Carmona, Huelva, hacia la “Huerta de los Frailes” o “Huerta de San José”, conocida también por los amantes de lo paranormal como el “Monasterio del Diablo”.

En un archivo de 1680 se puede leer la terrorífica declaración de un fraile, la cual llevó a dar este nombre tan peculiar al edificio:

“Yo, señores, me hice fraile Dominico en el convento de S. José, donde entré al noviciado hace ya tres años poco más.

En la mañana del 20 de noviembre de este año de nuestro señor (1680) entró por parte de Cantillana, un aspirante al noviciado que dio llamarse según recuerdo D. Jaime Malvidas y que fue aceptado con plena satisfacción por parte del prior y demás. Ese hombre era alto, de cejas muy pobladas, de nariz aguileña, y su cara era tan fina como la de una espada. Nunca le vi en compañía de otros en la huerta o en la capilla, por lo que nos extrañó…

Yo señores, no sé como ocurrió, que en la mañana del 2 de noviembre del susodicho año, cuando desperté, no encontré la puerta de mi celda abierta como era la costumbre (pues como ustedes saben todas las noches nos echan llave y cerrojo) y creyendo que era aún muy temprano, me entregué a profundas meditaciones.
Después de esperar mucho rato, sentí por fin unos pasos débiles que provenían del pasillo y que venían a morir justo en la puerta de mi celda. La puerta, de un suave golpe, quedó abierta; pero cuanta fue mi sorpresa, cuando pude comprobar que atrás de esta no había nadie…Entonces fue cuando pensé que quizá la misa primera ya hubiese empezado, y me hubiese quedado dormido y castigado, pero al ver las puertas de las celdas de mis compañeros estaban abiertas de par en par, quédeme pensativo un momento, para después salir corriendo hacia la capilla. Cuando llegué a esta, no vi a nadie, y entróme un calor desde la garganta hasta el pecho, cuando oí unos lamentos a media voz que al parecer provenían de la cocina que estaba al lado de la capilla…

Cuando llegué a la cocina, los quejidos se oían más fuertes dentro de mi, que pensé que era yo mismo el que los producía. Pero pronto me di cuenta de que el lugar de procedencia era el sótano y sin poderlo remediar, me vi no sé cómo bajando sus empinados escalones. Y maldita sea, señores, maldita sea el momento en el que entré en aquella habitación, pues al entrar encontré al Padre Prior y a los demás frailes colgados de los ganchos donde solíamos colgar los cerdos, jamones y chorizos. Yo señores, al ver aquel marco infernal y sangriento, comencé a ver unos seres pequeños, que apiñados alrededor de los cuerpos muertos, comían sus carnes. En aquel momento sentí un desmayo pasajero, y pude ver señores, cómo los seres que antes os había hablado se reunían en uno solo, de aspecto repugnante. Mirándome me dijo estas palabras; “Te dejo vivir, para que plocamaras mi venida al mundo”.

Entonces, un fuego comenzó a propagarse por el sótano…No pude músculo alguno, para moverme y salir corriendo, y cuando pude hacerlo, la misma voz que referí anteriormente, me volvió a decir; “ve y di que Satán esta aquí”…

La mitad de la edificación ya no existe, y a la otra mitad no le queda mucho más tiempo para seguir en pie. Diversas pintadas profanan los muros, algunas con claras referencias satanistas, especialmente en la alacena, donde se conservan los anclajes de los ganchos de donde, supuestamente, habían colgado a los frailes. El suelo de esta zona está salpicado de huesos de animales sacrificados en rituales, entre ellos los de una cabra de la que además se conserva parte de la piel por la salinidad del terreno. Aunque suene extraño, tenía cierto encanto contemplar el cielo nocturno entre los restos de los arcos.

Tomamos fotografías, se colocaron sensores y grabadoras, pero no salió nada, excepto algunas anomalías en las de la cámara de Ana, donde aparecen unos rayos de luz. Según un amigo fotógrafo, se pudieron producir por lo siguiente:

Imagen 2509 (dos líneas de luz): CUATRO segundos!, sin flash. Disparada a las 3:45 de la mañana. Durante cuatro segundos, alguien que moviera una linterna delante de la cámara conseguiría ese efecto… Además hay zonas con más luz que otras, que denotan que el movimiento empezó o acabó en un punto.

Imagen 2519 (una bruma): Cuatro segundos de nuevo, sin flash, a las 3:52. Podría ser perfectamente una zona más iluminada, o con algo de luz, y el movimiento involuntario de la cámara causaría las ondulaciones.

Imagen 2536 (bruma y línea de luz): mismas condiciones, 4:05. Un mix de las dos anteriores…

Imagen 2539 (una… ¿paloma?): mismas condiciones, 4:15. Veo abajo a la derecha algo que me recuerda pelo, o hierba. No tengo especial explicación, pero el hecho de que la exposición, como en todas, sea de cuatro segundos, hace que cualquier fuente de luz que pasara por delante pudiera crear estas ilusiones.

Imagen 2546 (un pasillo, con unas líneas): mismas condiciones… pero con el flash activado, 4:21. Es decir, cuatro segundos de exposición, pero el flash disparado. Con esto se consigue iluminar un instante (y que no salgan movidas), aquellas cosas que no generan luz, como las paredes. Las “bolas” que ves, son las pequeñas moléculas de agua que flotan en el ambiente (vamos a llamarle “humedad”), que reflejan la luz del flash. Las líneas podrían ser luciérnagas pasando por ahí… pero el hecho de que entren y salgan de la foto refuerza mi idea de que alguien lo ha hecho voluntariamente con algo que genera luz. Además, las tres líneas que son paralelas hacen un efecto raro, como si la luz, mientras se movía, subiera y bajara de intensidad. Este efecto nos sirve, eso sí, para ver que, por ejemplo arriba en la curva más pronunciada, la velocidad bajó, y abajo a la derecha, aceleró. No creo que los espíritus hagan líneas de ese estilo, cambiando velocidades y demás… además, ¿por qué todo está justo delante de la cámara y no se marcha por detrás de una columna, por ejemplo?

Imagen 2547 (exterior, muro, con tres luces): mi opinión es exactamente igual a la anterior.

 

Gracias por tu explicación, Fer. ¿Alguien es capaz de dar otra? Lo cierto es que no sé si hay fantasmas o no en el lugar, pero lo que sí sé es que hace un frío de la hostia, como en casi todas partes en esta época. ¿Se tomarán también los entes vacaciones para escapar a zonas más cálidas?

About these ads

2 comentarios

  1. Hola, quiero referir con respecto al artículo que publicáis varias anomalías que supongo no les han informado correctamente.
    Primero-.
    Carmona que es el municipio al que se refieren, no pertenece a la provincia de Huelva, es de la provincia de Sevilla.
    Segundo-.
    El escrito que refieren de 1680 no puede corresponder con el convento del que muestran ustedes fotografías, simplemente en esas fechas este convento no estaba aun construido.
    En la entrada de Carmona desde Sevilla, en lo que hoy es un antiguo silo de cereales, había un convento de monjes carmelitas que se expropio sobre 1870. Con el dinero recibido por la orden decidieron comprar una finca donde construir su nuevo convento. Este nuevo convento si es el que han visitado y que nunca se llego a terminar del todo. La comunidad de frailes vivió durante las obras en la Huerta de los Frailes, vecina de la Huerta San José.
    Tercero-.
    Si esta confirmado, que el conocido preso fugado en los años 70, Eleuterio Sánchez, El Lute si se refugió en el sótano del convento tras un tiroteo con la policía, en el que resulto gravemente herido un policía nacional en Alcalá de Guadaira.

  2. Hola. Cierto en el error sobre lo de Carmona, ya que íbamos desde Huelva; un lapsus. Respecto a lo del monasterio, estábamos acompañados por un miembro de la policía local y uno del ayuntamiento, que aportaron documentación del mismo, cuya construcción estaba fechada en el XVII (coincide con otras construcciones de la época), y era de franciscanos. Puede que el que mencionas sea otro monasterio.
    De todos modos, gracias por el aviso, y te paso unos enlaces para que puedas ver si realmente es ese monasterio que mencionas o no.

    http://blogs.canalsur.es/nochehermosa/el-monasterio-del-diablo/


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.