Publicado en Varios

Un paseo por el cementerio de Highgate

San JorgeEl cementerio de Highgate era un lugar al que me moría de ganas de hincarle el diente. Es de esos terrenos que la historia marca con relatos que los vuelven malditos. A muchos de vosotros os sonará la gran (por no decir enormemente mediática) cacería de vampiros que sucedió entre la madruga del 13 al 14 de marzo de 1970, después de que dos chicas aseguraron ver cómo los cadáveres abandonaban sus tumbas, y que incluso alguno les había mordido. Decenas de personajes relacionados con el esoterismo acudieron a este macabro evento, dirigidos por Sean Manchester, miembro de la Iglesia del Santo Grial.

Entrar en este cementerio es como introducirse en un escenario de la Hammer; hasta esperas que Peter Cushing aparezca empuñando un crucifijo, o al propio Christopher Lee con los ojos inyectados dispuesto a dejarte seco de un mordisco.

El cementerio se divide en dos áreas independientes. Una de ellas, compuesta por mausoleos, sólo es accesible con reserva anticipada para grupos. La otra, es la que podéis contemplar en las fotos.

Tres cuartas partes de la misma están bastante descuidadas. La flora se ha apoderado del camposanto, y las ardillas han creado allí sus propias colonias. Hay árboles que se tragan literalmente las lápidas, otras son abrazadas por ramas nudosas, las raíces levantan los sepulcros como si quisieran que los difuntos abandonaran sus tierras, y los matorrales sepultan más tumbas en el olvido de la hojarasca.

Además del destacable monumento mortuorio de Karl Marx, pueden encontrarse, si se busca con paciencia, diversas simbologías en las lápidas, encontrando hasta tumbas masónicas que rezan lo siguiente:

Lápida masónica

En memoria

Issachar Zacharie M.D.

Primer gran gobernante supremo

de la Orden Masónica

dentro del Imperio Británico

quien murió el 16 de septiembre de 1900

a los 73 años

Semper fidelis

Lo más chocante quizás sea toparte entre lápidas decimonónicas el sepulcro de alguien que ha fallecido recientemente, como el de un niño que murió a los cuatro años en 2008.

Resumiendo: el cementerio de Highgate es digno de ver, aunque si no se puede acceder a las dos secciones, no esperéis gran cosa, pero sí es estupendo para documentarse, como fue en mi caso, o simplemente para dar un tranquilo paseo y contemplar sus esculturas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s