La guarida del Fabricante de Ceniza

Llegamos a la mitaaaad…

Llegamos justo a la mitad del capítulo. Manolo está listo para entrar en Casa Armesto…

Me flojearon las piernas cuando estuve ante ella. Me observaba con decenas de ojos de cristal y párpados de madera. Era un cráneo deforme de yeso, un viejo busto resquebrajado y corrompido, una macilenta cara fría, perversa y severa. Recorrí a hurtadillas el huerto colindante, que pertenecía a mis abuelos maternos, y abrí la pequeña cancela de madera verde que daba al patio trasero.

La noche era tan cerrada que los vidrios que no estaban protegidos por contraventanas de madera blanca no mostraban reflejo alguno. Pasada la cerca, los conejos se revolvían agitadamente dentro de la caseta de ladrillo. Encendí la linterna de latón roja e iluminé el interior a través de la rendija vallada de la puerta del pequeño corral. Los ojos de los animales, hipnotizados ante el foco, desprendieron un fulgor verdoso.

La cerradura de la puerta trasera de la casa chasqueó su lengua metálica al girar la llave. El pasillo tras ésta se me antojó como un largo túnel minero. La linterna profanó las tinieblas, partiendo las paredes en franjas ambarinas y cenicientas allá donde la bombilla abría una órbita de escasa luz. Más allá, oscuridad virgen.

La casa me había detectado; era un radar para la vida.

Dos esferas, verdes como los ojos de los conejos, devolvieron el destello a la linterna. La bajé, y en la lobreguez se dibujó a carboncillo una pierna, un brazo y un rostro; el terror hundió las garras en mi pecho para robar el aire de mis pulmones. Carlos, el hijo pequeño de la última generación de Armesto que había habitado la casa, me miraba lejos de la luz. ¡Había muerto dos años atrás de meningitis! Si continuase vivo, tendría tres años más que yo.

Anuncios
Esta entrada se publicó el 30 septiembre 2011 en 10:08 y se archivó dentro de Crónicas del Caído, Resurrección. Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: